Categorías
Artículos

Discapacidad en Uruguay: ¿Qué hay que saber?

La discapacidad refiere a las barreras a las que se enfrentan las personas con cualquier tipo de diversidad funcional. Según el censo de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (2011), en Uruguay, el 15,9% de la población encuentra en alguna situación de discapacidad permanente.

¿Qué es la discapacidad?

De acuerdo con la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad“la discapacidad es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”.

¿Cuál es el término adecuado?

Actualmente se utiliza la denominación “personas en situación de discapacidad”, enfatizando la discapacidad como construcción o producción social y la idea de cómo el “otro” es muchas veces quien discapacita, es decir, coloca en “situación” de discapacidad, de desigualdad o desventaja respecto al resto. De modo que, las diversas barreras y limitaciones que enfrentan las personas en situación de discapacidad pueden ser causadas por el contexto social, económico, cultural o político en el cual la persona está inserta. De esta forma, se reconoce la implicancia que puede tener la sociedad en la exclusión, segregación, inclusión o integración de estas personas.

En tal sentido, si las condiciones de accesibilidad universal estuvieran establecidas, la persona, más allá de poseer un déficit, no necesariamente estaría en situación de discapacidad.

Lea también: Inclusión de trabajadores/as sordos/as en el lugar de trabajo

Asimismo, es importante destacar de la denominación citada, la calidad de persona, ante todo, es decir, de sujeto de derecho”.

¿Qué situaciones de discapacidad existen?

¿Cuál es la historia de la discapacidad?

Algunas de las épocas históricas a destacar son las siguientes:

  • Antigua Grecia: Los/as espartanos/as de la antigua Grecia arrojaban desde el Monte Taigeto a las personas con “deficiencia”, ya que no se las consideraba como iguales, ni como ciudadanos/as, ni como seres útiles para la vida de la sociedad.
  • Edad Media: la discapacidad fue asumida como un castigo de Dios frente al cual había que resignarse. Los/as “discapacitados/as” eran mantenidas ocultos/as y alejados/as de la vida pública.
  • 1914-1919–Primera Guerra Mundial: Un gran porcentaje de veteranos de guerra quedaron con discapacidades físicas y psíquicas. Personas que habían servido a su nación quedaban marginadas de sus trabajos y de la vida en comunidad a causa de su discapacidad.
  • 1945–Tratamientos de rehabilitación: Importantes avances en medicina y la tecnología generaron nuevos modelos de abordaje. Surge el modelo de rehabilitación, que pregona que “Todo cuerpo debe ser rehabilitado…”.
  • 2006 – Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad: Se plantea un modelo social reconociendo la calidad de persona y sujeto de derecho.

Lea también: Autismo y trabajo: 5 aspectos para tener en cuenta

El modelo social es una forma de comprender la discapacidad desde un posicionamiento ético-político vinculado a los derechos humanos. Desde esta perspectiva, la discapacidad es una construcción social, cultural e histórica. Se supera la mirada individualista (donde la culpa era de la persona) y se considera la responsabilidad de toda la sociedad en la imposición -o no- de barreras y obstáculos que habiliten una plena participación social.

¿Cuáles son los Derechos de las Personas en situación de discapacidad?

Los derechos humanos son universales y deben garantizarse a todas las personas. Las personas en situación de discapacidad deben gozar de sus derechos y libertades fundamentales en iguales términos con otros en la sociedad, sin discriminación ni distinción de ningún tipo.

En 2008 Uruguay ratifica la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, estableciendo entre otros, el derecho a:

  • A la vida.
  • Al respeto a su dignidad humana.
  • A la igualdad ante la ley y a la no discriminación.
  • A la accesibilidad.
  • Al igual reconocimiento como persona ante la ley.
  • Al acceso a la justicia en igualdad de condiciones con las demás personas.
  • A la libertad y seguridad de la persona.
  • A la protección contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes.
  • A la protección contra la explotación, la violencia y el abuso.
  • A la protección de la integridad personal.
  • A la libertad de desplazamiento, elección de residencia y nacionalidad.
  • A vivir en forma independiente y a ser incluido en la comunidad.
  • A la movilidad personal.
  • A la libertad de expresión y opinión y de acceso a la información.
  • Al respeto de la privacidad.
  • Al respeto al hogar y la familia.
  • A la educación.
  • A gozar del más alto nivel posible de salud sin discriminación por motivos de discapacidad.
  • A la habilitación y rehabilitación.
  • A trabajar en igualdad de condiciones con los demás.
  • A un nivel de vida adecuado para ellas y sus familias y a la protección social.
  • A participar de la vida política y pública.
  • A participar en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte.
  • Ver más en: Material de Consulta de la Fundación

Normativa sobre las personas en situación de discapacidad en Uruguay

En Uruguay existen distintas leyes y normas referidas a la protección integral de los Derechos de las Personas en situación de discapacidad.

Lea también: Operadores laborales y trabajadores/as en situación de discapacidad ¿Qué hay que saber?

En el ámbito laboral, el pasado 2018 fue aprobada la Ley 19.691, de promoción del trabajo para personas con discapacidad en el ámbito privado. Esta ley establece que los empleadores de la actividad privada que cuenten con 25 (veinticinco) o más trabajadores permanentes, en todo nuevo ingreso de personal que se produzca a partir de la vigencia de la presente ley, deberán emplear a personas con discapacidad hasta alcanzar el 4% del total de la plantilla según una escala gradual.

Algunas de las normas:

Normas generales

Normas específicas