Categorías
Artículos

¿Qué es la discapacidad psicosocial?

La discapacidad psicosocial es entendida como la limitación de las personas que presentan disfunciones temporales o permanentes de la mente para realizar una o más actividades cotidianas. (Salud Mental y Discapacidad psicosocial | Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad).

Lea también: Por qué dejar de esconder la salud mental en el lugar de trabajo es importante

Según refiere el Glosario de términos sobre discapacidad de la Comisión de Política Gubernamental en materia de Derechos Humanos (2012), algunos ejemplos asociados a la discapacidad psicosocial pueden ser: un primer diagnóstico de trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad, bipolaridad, generalizados del desarrollo (autismo y asperger), entre otros.

Según la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 4 personas transitan o transitarán condiciones de salud mental. De hecho, la depresión es uno de los principales trastornos que afecta a la población mundial (más de 300 millones de personas), siendo una de las causas más importantes de discapacidad psicosocial.

¿Qué es la salud mental?

La salud mental es más que la ausencia de condiciones de la mente Es de hecho parte integral de la salud de una persona. No hay salud sin salud mental. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, está determinada por múltiples factores socioeconómicos, biológicos y medioambientales.

¿Por qué es importante la inversión en salud mental?

Según un informe de 2020 de la Organización Mundial de la Salud, las situaciones de salud mental producen más de un tercio de la discapacidad total en las Américas; sin embargo, solo 2% del presupuesto de salud de los países se destina a la prevención y el tratamiento de estas condiciones.

Lea también: Salud mental: Mitos y realidades sobre discapacidad psicosocial

Además, por cada dólar invertido en el acceso a tratamientos para condiciones de salud mental, en un marco de atención primaria en salud -en lugar de en una internación- tiene un retorno de 4 dólares, que se manifiesta en:

  • Retorno al trabajo y actividades cotidiana
  • Productividad y reducción de costos en la atención por la mejoría de las personas en su calidad de vida.
  • Aumento de la capacidad laboral
  • Protección de los Derechos Humanos con distintas condiciones de salud mental
  • Reducción de brechas de acceso a tratamientos de salud mental
  • Avance hacia un sistema de atención universal de salud, entendiendo que no hay salud sin salud mental.

Es de destacar que aumentar la inversión en salud mental requiere colaboración intersectorial y participación de los ministerios de salud, educación y desarrollo social y organización en general, para generar políticas, organizaciones sin fines de lucro, fundaciones, empresas privadas, cooperación internacional y los medios de comunicación que garanticen su pleno cumplimiento.

¿Qué dice la Ley sobre la discapacidad psicosocial?

La discapacidad psicosocial es reconocida por la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en su artículo 1:

“Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”

En Uruguay, la Ley sobre Protección Integral de Personas con Discapacidad, Ley 18.651, también reconoce la discapacidad psicosocial como una discapacidad.

La alteración funcional permanente o prolongada, física (motriz, sensorial, orgánica, visceral) o mental (intelectual y/o psíquica) que implique desventajas considerables para la integración familiar, social, educacional o laboral”.